0
  • An empty cart

    You have no item in your shopping cart

Enter your keyword

post

Día del Bibliotecario Nicaragüense

Día del Bibliotecario Nicaragüense

El Día Nacional del Bibliotecario, se celebra en Nicaragua conforme a la ley 701, del 13 de octubre del 2009, en reconocimiento a los hombres y mujeres dedicados a tan noble trabajo, en beneficio de la sociedad.

La fecha escogida, coincide con la fecha de la heroica caída en combate del Comandante Carlos Fonseca Amador. Su ejemplo de estudio y preparación, debe motivar a los estudiantes de nuestra Nicaragua, jóvenes, adultos y servidores públicos a desarrollar la buena práctica de la lectura, para aprender más y servir mejor.

El 8 de noviembre se celebra el Día del Bibliotecario nicaragüense, fecha establecida desde 1980.

Con motivo a la conmemoración de la muerte del revolucionario Carlos Fonseca Amador, cada 8 de noviembre se celebra el Día del Bibliotecario, fecha que fue establecida por iniciativa del Ministerio de Educación, el cual creó la celebración dentro de la primera campaña de bibliotecas.

Amador fue un hombre que tuvo un gran desempeño en la literatura, laboró como bibliotecario en el Instituto Nacional Miguel Ramírez Goyena, gracias a su buen trabajo fue nombrado director de la biblioteca del instituto. En este día además de recordar a Carlos Fonseca, también se condecora la labor desempeñada por los hombres y mujeres que se dedican a esta profesión.

Desde 1980 se celebra este día, como una iniciativa del Ministerio de Educación, en el contexto de su primera campaña de bibliotecas. La fecha escogida, coincide con la fecha del tránsito a la inmortalidad del Comandante Carlos Fonseca Amador.

Su ejemplo de investigación y preparación debe servir como ejemplo y motivación para los estudiantes de nuestra Nicaragua, jóvenes, adultos y servidores públicos que deberán desarrollar la buena práctica de la lectura, para aprender más y servir mejor.

Es un decoro, un ejemplo y un reto al mismo tiempo para los bibliotecarios, recordar al Comandante Carlos Fonseca, quien aprovechó su existencia para leer e informarse de todo aquello que podía servir a su causa: la transformación de Nicaragua.

Nuestro país cuenta con más de un centenar de bibliotecas públicas que promueven el amor por la lectura.