0
  • An empty cart

    You have no item in your shopping cart

Enter your keyword

post

La Civilización Maya

La Civilización Maya

Localización de los pueblos maya. Ocuparon una amplia zona geográfica en la región central de América: la península de Yucatán (Chiapas, Tabasco) en el sur de México, el norte de Guatemala, Belice y parte de Honduras. Estas son zonas selváticas.
La civilización maya se divide en dos períodos debido a una emigración masiva  y una consecuente variación cultural que experimentaron:
La primera etapa: Imperio Antiguo (o etapa clásica). Inicia hacia el año 317 de nuestra era. Durante este período construyeron grandes monumentos religiosos, numerosas ciudades: Uaxactún y Tikal (en Guatemala), Copán (en Honduras) y centros ceremoniales y administrativos regidos por sacerdotes. Sus ciudades contaron con muchos habitantes. Destacaron en la arquitectura de templos, pirámides y palacios. Fueron astrónomos hábiles y desarrollaron un calendario muy exacto. Todos estos monumentos quedaron ocultos durante muchos siglos por la espesura de la selva.

Los mayas del período clásico eran pacíficos y pocas veces ofrecieron víctimas humanas a sus dioses. Hacia el año 900 cesaron las construcciones e inscripciones. Los campos de cultivo y las ciudades fueron abandonados y, no se sabe por qué, emigraron hacia la península de Yucatán.
La segunda etapa: Nuevo Imperio (o etapa posclásica).Experimentó no sólo el cambio geográfico, sino también cambios en los aspectos  culturales. Se convirtieron en guerreros y se mezclaron con pueblos procedentes de la meseta mexicana, descendientes de los toltecas, que
convergieron con estos en la península de Yucatán.
Las tres grandes ciudades de esta etapa fueron Chichén-Itzá, Uxmal y Mayapán, que permanecieron confederadas durante doscientos años, al cabo de los cuales se desató una guerra entre ellas y resultó vencedora Mayapán. La dominación de esta sobre las otras ciudades duró hasta el siglo XIV. Entonces la cultura maya entró en una profunda crisis hasta extinguirse. Los conquistadores europeos que llegaron a la península de Yucatán encontraron las ciudades en ruinas o abandonadas. La gran cultura maya no recibió la influencia de los conquistadores europeos.
Organización política de los mayas. La época imperial de los mayas duró muy poco tiempo y sólo durante la unidad política implantada por el gobierno de la ciudad de Mayapán sobre las otras ciudades. Durante esta época imperialista el poder lo ejercieron los príncipes guerreros. Sin embargo, en tiempos anteriores a esta singular etapa, los mayas formaron minúsculos estados independientes gobernados por sumos sacerdotes que, según sus creencias, actuaban en nombre de los dioses. Es decir, eran sociedades teocráticas. Los gobernantes de las ciudades eran asesorados por un Concejo de Caciques y sacerdotes. Crearon todo un aparato estatal para administrar justicia, cobrar impuestos o tributos a los campesinos y controlar las actividades de la población. Las leyes mayas condenaban a pena de muerte a los homicidas y a quienes causaran incendios o que mataran aves de vistosos colores. Los ladrones eran condenados a la esclavitud.

La familia maya y la jerarquía social. Las familias mayas formaban comunidades o grandes agrupaciones de personas que estuvieran emparentadas por algún antepasado común. Estas familias a su vez conformaban una unidad territorial. Sin embargo no existía un equilibrio socio económico entre ellas; ya que la sociedad maya presentaba marcadas divisiones sociales originadas principalmente en su religión y en su economía.

  • Los sacerdotes también eran los administradores de la sabiduría: tenían el dominiode la escritura y se dedicaban al estudio de los astros, los cálculos matemáticos y la elaboración de los calendarios que les servían para organizar los trabajosagrícolas. Poseían valiosas estadísticas sobre las estaciones lluviosa y seca, ypodían hacer predicciones sobre el tiempo. También pronosticaban los eclipses.
  • Las familias nobles eran aquellas a las que pertenecían los caciques, jefes guerreros y altos funcionarios de gobierno. Ocupaban el segundo lugar en la organización social.
  • Los comerciantes sobresalían con su propio esfuerzo. Ocupaban el tercer lugar en la pirámide social y eran muy estimados y gozaban de algunas libertades y excepciones.
  • Los campesinos y artesanos (alfareros, tejedores y otros) constituían el siguiente escalón de la pirámide social. Eran la mayoría y sobre ellos recaían los trabajos más pesados y tributos que sostenían a la sociedad. Los campesinos, en los meses no agrícolas participaban en la construcción de caminos, templos, y otros.
  • Los esclavos no eran considerados personas. Conformaban el escalón más bajo de la sociedad maya. No tenían derecho alguno. Se convertía en esclavo todo aquel que cometiera un delito grave y los capturados durante la guerra.

La producción de bienes materiales
Recuerde y describa las principales actividades económicas que realizaban nuestros indígenas y las compara con las actividades económicas de la Civilización Maya. La principal riqueza de los mayas provenía de la  agricultura, que era la base de su economía. Los funcionarios hacían el reparto de la tierra y velaban por el cumplimiento de las labores agrícolas de acuerdo  con un planeamiento calendarizado. La comunidad trabajaba la tierra en común y entregaban al Estado una parte de la cosecha. El principal cultivo era el maíz, pero también cultivaban frijol, batata, calabaza, cacao, algodón, henequén y otros. Empleaban la técnica de roza, o sea la tala y quema de árboles para abonar la tierra.
La agricultura era complementada con la caza de ciervos, pavos o guajolotes. Quizá la riqueza de los suelos no incentivó el desarrollo de tecnología agrícola, pues esta civilización tan monumental en otros aspectos (como la arquitectura) no conoció  los sistemas de riego ni las terrazas y cultivaban la tierra empleando un simple palo endurecido al fuego. Sin embargo su producción agraria era rica y les permitía desplegar una gran actividad comercial.

Las ciudades intercambiaban los productos excedentes en los mercados: pescado fresco, sal, jade, obsidiana, plumas de quetzal, cacao y los productos agrícolas eran intercambiados unos por otros.
También practicaban un intenso comercio de esclavos, los cuales en su mayoría eran prisioneros de guerra, utilizados exclusivamente para sacrificios. En muchas ocasiones usaban los granos de cacao como monedas.
Los mayas eran muy religiosos. Sentían un gran respeto por la Naturaleza a la que asociaban muchos dioses. Creían que la tierra pertenecía a los dioses y que de ellos dependía la prosperidad o las calamidades. También creían en las divinidades malignas. A cada dios se le rendía un culto especial. Entre sus dioses más importantes estaban Itzamná, divinidad de la sabiduría y del calendario; Chac, Dios de la lluvia, y por supuesto, también rendían culto al Sol, al Maíz, etc. Coculcán, o la serpiente emplumada fue una de sus divinidades más venerada. Todas sus actividades estaban estrechamente relacionadas con la religión y se ejecutaban en función de los dioses. Realizaban plegarias, danzas, sacrificios de animales y ofrendas de alimentos y piedras preciosas a sus dioses. En las postrimerías de su cultura se hicieron frecuentes los sacrificios de jóvenes hermosas, las que arrojaban al cenote (pozo) sagrado para implorar la lluvia u otros favores de los dioses.
™

Los logros científicos de los Mayas

El mayor logro científico de la civilización Maya fue el calendario, el más exacto. El año contaba con 18 meses de 20 días festivos y 5 días adicionales para los que no había fiesta programada. Aplicaban un complejo mecanismo de corrección para compensar las 6 horas de diferencia entre el año civil y el año solar. La ciudad de Copán fue el centro astronómico más importante de los mayas. Entre sus ruinas figura un altar con la fecha del año 776 y  una representación pictográfica de lo que parece ser un congreso de astrónomos mayas realizada en esa fecha. Su interés por el tiempo era obsesivo a tal grado que proyectaron su calendario millones de años hacia el pasado y hacia el futuro.
Otra de sus grandes genialidades fue la invención de un sistema de numeración vigesimal, el cual incluía un signo para el cero, que, aunque parezca insignificante, tal progreso apenas lo estaban logrando para la misma época los algebristas hindúes. La escritura de jeroglíficos fue su tercer logro científico relevante. Existen abundantes muestras de estas inscripciones en piedra y tres códices en hojas plegadas de maguey.
Los mayas también dejaron dos libros: el Chilam Balam, apenas descifrado, y el Popol-Vuh, escrito en lengua maya-quiché por un príncipe indio de Guatemala que se hizo fraile en el siglo XVI.
Los mayas fueron grandes arquitectos, ingenieros y artistas. La arquitectura maya es un esplendoroso arte monumental. Sus ciudades las construyeron siguiendo un plan urbanístico, con un centro del cual partían calles en dirección a los cuatro puntos cardinales. En el centro de las ciudades edificaban pirámides, suntuosos palacios y plazas ceremoniales. En algunas de estas plazas se practicaba el juego de pelota. Todas las construcciones eran acabadas con bellas decoraciones a base de relieves, frescos y jeroglíficos. Se destacaron en la pintura de murales que decoraban las paredes de palacios y templos. Las pinturas de la ciudad de Bonampak son evidencia del claro dominio de este arte y son a la vez muestrario de la cultura maya.
Están llenas de colorido y vida y muestran vestidos y costumbres de aquella gente. En general todo el arte maya está impregnado de su simbolismo religioso. También se destacaron en la cerámica, fabricaron vasijas policromadas y adornadas con bellos dibujos geométricos.