0
  • An empty cart

    You have no item in your shopping cart

Enter your keyword

post

Reciclaje en el aula de clases

Reciclaje en el aula de clases

Concienciar acerca del cuidado del medio ambiente y de las prácticas a seguir para su conservación, es uno de los retos del planeta. Por ello, es de vital importancia educar a los más pequeños desde pronta edad. Solo de esta manera, lograremos que las generaciones del futuro tengan un comportamiento responsable; es importante concienciar sobre el reciclaje en el aula y la educación ambiental.

Hacerles entender cómo reciclar los residuos o mostrarles qué se puede hacer para preservar el entorno en el día a día, son algunas de las grandes enseñanzas que, gracias a la creación de un programa de reciclaje en el aula, podemos transmitir a los niños.

¿Cómo aplicar estas ideas en tu centro educativo? Te damos algunas propuestas, ¡toma nota!

1.Tratar la importancia de las tres R con los alumnos.

Enseñar a los niños que aplicando la regla de las tres R (Reducir, Reutilizar y Reciclar) ayudamos a desarrollar hábitos de consumo responsable y a concienciar sobre un mejor aprovechamiento de los residuos, beneficiando al medio ambiente y a nosotros mismos.

2.Comenzar un sistema de reciclaje en el aula.

Los niños pueden decorar cajas de cartón para utilizarlas como contenedores de reciclaje. Cada caja debe identificar correctamente qué se debe introducir en cada una de ellas, para hacer un uso correcto y reciclar adecuadamente. Y, como todos sabemos, es fácil con nuestro código de color habitual:

Amarillo: para envases de plástico, latas y briks

Azul: para envases de cartón y papel

Verde: envases de vidrio

Con esta medida, aprenderán cómo deben reciclar ellos mismos los residuos que generan tanto dentro como fuera del aula.

3.Designar contenedores para guardar materiales de manualidades.

Es interesante que los alumnos guarden los restos de papel, cartón, plástico, etc., para reutilizarlos en otras actividades y talleres de manualidades. Cuando los niños han utilizado sólo una cara de la hoja del papel, y no quieren guardar su trabajo, debemos motivarlos para que lo dejen en la caja identificada y así pueda ser utilizado en el futuro.

4.Reutilizar artículos que se puedan obtener de la cocina o de la cafetería del colegio.

Con artículos que regularmente se desechan por completo, por ejemplo de la cafetería del colegio, puede mostrarse a los más pequeños cómo darles una segunda vida. Pueden ser cajas, bandejas de espuma y más envases que pueden reutilizarse de forma práctica y original. ¡Anímate a decorar tu clase con materiales reciclados!

5.Fomentar que los niños traigan artículos reciclables de su casa.

Es aconsejable pedir a los padres que envíen envases específicos que se podrán reutilizar en los próximos talleres y actividades programadas, como cajas de zapatos, botellas de plástico vacías, etc.

6.Explicar la importancia de lavarse las manos después de reciclar los materiales.

Es importante asegurarse de que los niños se laven las manos a fondo después de cada actividad.  ¿Por qué no vincular el aprendizaje de rutinas con el cuidado del entorno?

7.Organizar visitas a las plantas de reciclaje locales.

Esta iniciativa ayudará a que los niños conozcan y comprendan, de forma completa, el sistema de separación de residuos de envase. Les concienciará sobre las repercusiones de nuestras acciones sobre el medio ambiente y aprenderán a consumir de manera eficiente y sostenible.

Una sencilla excursión de gran valor ambiental, en la que sentirán su involucración con el cuidado del entorno al ver dónde terminan los materiales que han separado por cubos en su casa o en el colegio.

¿QUÉ PODEMOS RECICLAR?

Reciclar es darle una nueva vida a los envases, reduciendo el consumo de recursos y la degradación del planeta. Aquí  te contamos los materiales reciclables más comunes de nuestro día a día:

Materiales reciclables más comunes

Envases de plástico

Reducir su consumo, reutilizar y reciclar son las tres acciones básicas para reducir su impacto, ya que el plástico tarda alrededor de 700 años en degradarse. Por eso, es importante depositar en el contenedor amarillo los envases reciclables como:

  • Botellas de plástico.
  • Bote de detergente, champú, gel…
  • Las bolsas de churritos, ranchitas, quesitos.
  • Tapas y tapones de plástico
  • Bolsas de plástico (excepto las bolsas de basura)

 

Briks

¿Sabías que con 6 briks puede hacerse una caja de zapatos? Reciclar el brik de leche o de zumo es muy sencillo. Tan solo debemos depositarlo en el contenedor amarillo y así conseguir darles una segunda vida.

Latas

Este tipo de envase está siempre presente en nuestra cocina. ¿Quién no tiene una lata de refresco o de conservas en el refrigerador?  Las latas están compuestas de aluminio y se pueden reciclar un número ilimitado de veces. ¡Al contenedor amarillo!

Envases de papel y cartón

Todos los materiales de papel y cartón deben ir al contenedor azul para ser reciclados y ayudar a reducir la sobreexplotación de los recursos naturales, algunos de estos son:

  • Revistas
  • Periódicos viejos
  • Cajas de cereales
  • Cajas de zapatos
  • Papel de envolver
  • Cuadernos

Vidrio

Este material se puede volver a reutilizar mediante un proceso de lavado de desechos o a través de su fundición y puede ser reciclado al 100% una cantidad indefinida de veces. Para ello debemos separarlos del resto de materiales. ¡Al contenedor verde! Aquí debemos depositar:

  • Botellas de vidrio (vino, Licor…)
  • Frascos de vidrio (como perfumes o colonias)
  • Tarros de alimentos (mermeladas, conservas, etc.)

Pilas y baterías

Podemos encontrarlas a diario en el mando de la tele, el ratón del ordenador o en la maquinilla de afeitar y nunca debemos tirarlas a la basura con el resto de residuos. Tienen componentes altamente contaminantes, por lo que es muy importante llevarlas a los contenedores de residuos peligrosos que tengamos más cerca de casa o al punto limpio.

 

Otros

  • Electrodomésticos
  • Aparatos electrónicos
  • Bombillas
  • Aceites usados
  • Muebles

Estos productos y muchos otros también se pueden reciclar gracias a los puntos limpios. La ropa también es reciclable, simplemente habrá que llevarla a los puntos habilitados para ello.