Maneras de prevenir el Ciberacoso en las Redes Sociales

¿Qué están haciendo nuestros hijos e hijas en Internet?

Un niño o niña puede verse involucrado en el ciberacoso de distintas maneras. Puede padecer acoso, acosar a otros, o ser testigo de un acoso. Los padres, maestros y otros adultos pueden no estar al tanto de los medios digitales y las aplicaciones que el niño o niña utiliza. Cuantas más plataformas digitales utiliza un niño, se presentan más oportunidades de verse expuesto a un posible ciberacoso.

Señales de advertencia de que un niño o niña está padeciendo ciberacoso o que acosa a otros por Internet

  • Aumento o disminución notable en el uso del dispositivo, inclusive la mensajería.
  • El niño o niña muestra respuestas emocionales (risa, enojo, disgusto) a lo que ocurre en su dispositivo.
  • El niño o niña oculta su pantalla o dispositivo cuando otras personas están cerca y evita hablar sobre lo que está haciendo con su dispositivo.
  • Las cuentas en redes sociales están cerradas o aparecen nuevas.
  • El niño o niña comienza a evitar situaciones sociales, incluso aquellas que disfrutaba anteriormente.
  • El niño o niña se vuelve retraído o se deprime, o bien pierde el interés en las personas y actividades.
 

¿Qué hacer cuando ocurre el ciberacoso?

  • Preste atención: identifique si ha habido un cambio en el sentido del humor o el comportamiento y averigüe cuál puede haber sido la causa. Intente determinar si estos cambios en el niño ocurren como resultado del uso de dispositivos digitales.
  • Hable: haga preguntas para saber qué está sucediendo, cuándo comenzó y quién está involucrado.
  • Documente: lleve un registro de lo que está sucediendo y dónde ocurre. Haga una captura de pantalla de las publicaciones o los contenidos dañinos de ser posible. La mayoría de las leyes y las políticas dicen que el acoso es un comportamiento repetido, así que los registros ayudan a documentarlo.
  • Denuncie: la mayoría de las plataformas de redes sociales y las escuelas tienen políticas claras y procesos de denuncia. Si un compañero de clases está acosando por Internet, denúncielo en la escuela. También puede contactarse con la aplicación o las plataformas de redes sociales para denunciar el contenido ofensivo y pedir que lo retiren. Si el niño ha recibido amenazas físicas o si ocurre un delito potencial o comportamiento ilegal, denuncie a la policía.
  • Apoye: los compañeros, mentores y adultos de confianza pueden a veces intervenir públicamente para influenciar de manera positiva en una situación donde se publican contenidos negativos o dañinos sobre un niño o niña. De ser posible, trate de determinar si se necesita más apoyo profesional para dichas personas, como hablar con un consejero o un profesional de la salud mental.